PCI - Protege Combate Inmuniza PCI INFLUENZA
alertasCHIAPASciudad de méxicomexicoREPSOLterremotos
Tendencia

LA LIQUEFACCIÓN: UN FENÓMENO REAL QUE AFECTA LAS GRANDES CIUDADES DURANTE LOS TERREMOTOS

La Ciudad de México está en riesgo de grandes hundimientos y licuefacción debido a los terremotos

Por Alex Backman @crnalexander | @reportesolar | reportesolar.com

(CRN OCT 31, 2018) Después del terremoto M7.5 en Palu, Islas de Célebes (Sulawesi) Indonesia el el 28 de septiembre, 2018, donde literalmente se hizo líquida la tierra, un fenómeno mejor conocido como licuefacción.

¿Qué es lo que le pasa a la tierra y el agua dentro de ella cuando se produce un terremoto?

Licuefacción: Cuando la tierra se licua

Los terremotos son tremendamente destructivos en sí mismos, pero cuando se combinan suelos saturados, sueltos o arenosos, mejor conocidos como ‘zonas blandas o lacustres, donde antes había un lago, con toda esa presión, el suelo literalmente se transforma y se licua o convierte acuoso debajo de nuestros pies.

Lo hemos visto en Nueva Zelanda y Tokio en 2011, en Indonesia en 2004, y en la Ciudad de México en el 19S, cuando la tierra de abajo comienza a comportarse como un líquido, edificios enteros pueden derrumbarse en la arena movediza, mientras que calles enteras de casas se doblan y se inclinan como una pintura surrealista que se manifiesta en la realidad.

Y la cuestión es que no es difícil que se den las condiciones adecuadas para suelos muy licuados.

Decidimos volver a referenciar el proceso que mostramos originalmente en el Reporte Solar Sísmico y Volcánico. Se trata de un experimento de la Universidad de Illinois donde en un contenedor de plástico con arena previamente humedecida, se depositan objetos ligeros en el fondo del molde (pelotas de ping pong) y una pesa de 1 kg sobre la arena. Al golpear el molde sobre una superficie firme y dura, el agua es desplazada hacia la superficie, separándose así de la arena junto con las pelotas de ping pong, las cuales, ascienden junto con el agua a la superficie, y la pesa de 1 kg, la cual representa un edificio o estructura, se hunde hacia el fondo.

Así lo demuestra el siguiente video del Estudio Geológico del Estado de Illinois, si tomamos un poco de arena parcialmente saturada con agua, y la colocamos en un contendedor, emulamos un terremoto al golpear la base unas cuantas veces, y sorprendentemente se convertirá la arena en una especie de sopa haciéndose acuosa:

 Invitamos a todos a participar en este experimento que demuestra lo que pasaría si se vuelve a presentar otro gran terremoto, especialmente en zonas blandas o lacustres como la Ciudad de México donde el 19 de septiembre, 2017 sufrió un destructivo terremoto M7.1 con epicentro en Puebla.

Mientras que la arena parecía bastante húmeda, después del “terremoto”, los charcos de agua se aislaron y se formaron alrededor de los objetos, y toda la zona parece que se acababa de inundar.

Cualquier cosa oculta debajo de la superficie (la pelota de ping pong aquí representa un tanque de almacenamiento enterrado o un túnel del metro) se impulsa hacia arriba y se expone, mientras que ‘el edificio’ (la pesa de bronce) se hunde en el lodo.

El fenómeno ocurre debido a la forma en que los suelos sueltos y densos responden a cantidades repentinas y repetidas de presión: los suelos densos tienden a expandirse y dilatarse, mientras que los suelos sueltos tienden a comprimirse.

Esa compresión puede sonar como algo bueno si se quiere un terreno sólido a otro, pero si el suelo contiene mucha agua, ese líquido comienza a moverse hacia los espacios que se forman entre los granos del suelo, llamados espacios porosos.

Esto hace que las partículas del suelo pierdan contacto entre sí, disminuyendo significativamente la resistencia general del suelo, mientras que, al mismo tiempo, el agua responde al aumento de la presión al tratar de moverse hacia la superficie.

“Es un poco como usar un émbolo de café sin cuidado”, explica el sitio web de Science Learning Hub:

“Si se empuja el émbolo hacia abajo demasiado rápido, el agua y los posos de café se ponen bajo presión. Si encuentran un espacio alrededor del borde del émbolo, rocían todo el banco o la mesa”.

https://youtube.com/watch?v=3r9IyVzuSxI?start=128

Este video corto muestra perfectamente la preparación de café de émbolo o en jarra de presión francesa. En el caso de la licuefacción sucede lo contrario. En vez de desplazarse la tierra (en este caso el grano de café) lentamente hacia el fondo, y el líquido (en este caso el agua de café) hacia la superficie, el fenómeno sucede rápidamente durante un terremoto.

En este otro video del terremoto M6.3 de Christchurch en Nueva Zelanda en 2011, se puede ver cómo sube el agua subterránea a la superficie:

Muchos no lo saben, pero, este poderoso y destructivo terremoto en donde murieron 185 personas no fue un producto natural sino que fue artificialmente generado por el hombre. Todo sucedió  en donde el hombre, en su ambición por seguir explorando y penetrando cuánticamente hacia la creación de Dios en el confinamiento dimensional de este universo en que habitamos. El día del terremoto en Christchurch, en Europa, en el Colisionador de CERN, se llevaron a cabo experimentos peligrosos para buscar la erróneamente llamada  ‘Partícula de Dios’, o cómo se le conoce ahora, la partícula subatómica Higgs-Boson.

Entendamos esto, durante el momento del terremoto M6.3 de Christchurch, el 22 de febrero 2011, simultáneamente se estaban haciendo experimentos en el Súper Acelerador y Colisionador de Partículas de CERN en la frontera de Suiza con Francia.  ¿Casualidad? No lo creo.

Es de mi opinión, después de estudiar por dos décadas  a la Elite Mundial (El Illuminati), que hay indicios obscursos y perversos detrás de la decisión de escoger este lugar en específico entre  Francia y Suiza para construir el complejo del Colisionador de CERN. La razón es justamente porque el antípoda es Christchurch. Y ‘Christchurch’ quiere decir ‘Iglesia de Cristo.’

Esta correlación antipodal que une el terremoto de Christchurch con CERN no es una mera casualidad. Y, por lo tanto, significaría que las 185 víctimas que perdieron la vida en este terremoto inducido por la dictadura científica mundial, aunque haya sido inadvertidamente generado el sismo- aunque lo dudo- es responsabilidad de los científicos que laboran en CERN y de quiénes reciben órdenes. Definitivamente hay corresponsabilidades legales serias que se deben investigar, y en caso de demostrarse, vincular a los responsables a proceso por genoocidio imprudencial. Pero, como tienen tanto poder, sabemos muy bien que esto nunca sucederá y quedará como una ‘teoría de conspiración’ y los que sabemos que así fue, quedaremos como locos delirantes.

“Cuando una red de mentiras bien empaquetada le ha sido vendida a las masas a lo largo de generaciones, la verdad parecerá completamente absurda y su portavoz como un loco delirante.”—Dresden James

En este video es una demostración ridícula de lo que parece una vez que el suelo se ha licuado:

Los resultados pueden ser devastadores y extraños, como se puede ver en esta imagen del terremoto de Niigata de 1964 en Japón:

Licuefacción en Niigatas,  omité Nacional de Japón sobre Ingeniería Sísmica

Y esta inquietante calle de San Francisco, después del terremoto de 1906:


Licuefacción: Biblioteca de Bancroft

Simplemente demuestra que incluso el suelo debajo de tus pies puede no ser tan sólido como crees, pero mientras tu casa no esté en él, seguramente se verá genial, pero para miles de personas en Palu, Indonesia, la licuefacción los sepultó, la tierra se los tragó y siguen desaparecidos.

Urgen medidas correctivas para asegurar los edificios que se están hundiendo en la Ciudad de México. Después de los terremotos de septiembre de 2017, la capital del país se está hundiéndo rápidamente debido a la licuefacción producida con los terremotos y la extracción de agua de los mantos profundos, especialmente al este de la metrópolis más grande del mundo.

Ejemplo de  ello es la noticia reciente de un edifico en la Colonia Agrícola Oriental al este de la Ciudad de México en la alcaldía de Iztacalco en la esquina de las calles de Avena y Resina 630 que se ha hundido casi un metro y que muestra una inclinación, hasta el momento esta publicación, de 30° grados, poniendo en riesgo a los habitantes de la zona debido a la existencia de una falla que se extiende por debajo del edificio.

‘El Chanul’ habla:
¡LA CIUDAD DE MÉXICO ESTÁ EN RIESGO DE COLAPSARSE!

Fue el personaje anónimo conocido como ‘El Chanul’, quien en el Reporte Solar Sísmico y Volcánico, en dos entrevistas exclusivas en el año 2018, advirtió de los hundimientos que vendrían para la Ciudad de México. incluso, advirtió que toda la ciudad podría hundirse hasta un metro súbitamente. Recalcó que las delegaciones, ahora llamadas alcaldías, más vulnerables, entre ellas, son la Benito Juárez, Iztapalapa e Iztacalco.

RELACIONADO: En el 1er aniversario luctuoso de los terremotos M8.2 en el Istmo de Tehuantepec, y del 19S, Alex Backman analiza la seria situación de riesgo que guarda la Capital de la República, la Ciudad de México en una entrevista exclusiva con ‘EL CHANUL’. Es una entrevista que TODO MÉXICO TIENE QUE ESCUCHAR.

La Ciudad de México está a punto de colapsarse o hundirse hasta 1 metro en múltiples puntos. Conoce las zonas de riesgos y cómo el DF pende de un hilo muy delgado, y que un terremoto como el de Michoacán el 19S del 85, traería consecuencias devastadoras para la Ciudad con mayor cantidad de hundimientos en el mundo.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios